Núm V, Monterrey, Nuevo León. México ENERO - MARZO 2014

La mitad del agua potable no se factura

Por: 24 Horas

De cada 100 litros de agua que se distribuyen en las ciudades y municipios del país sólo la mitad se cobra debido a la ineficiencia de los organismos operadores de agua potable, que además carecen de personal capacitado para cumplir con dicha tarea.

De acuerdo con un informe del Instituto Mexicano para la Competencia (IMCO), estos organismos -encargados de distribuir y facturar el consumo del líquido, y que dependen de los gobiernos municipales-, tienen una baja eficiencia, tanto física como comercial.

En su Guía para la Creación de Organismos Metropolitanos de Agua Potable y Saneamiento en México, 47% de las tomas existentes no tiene un medidor, por lo que los organismos desconocen cuánto consumen estos usuarios.

Además, 40% del agua que distribuyen se pierde en fugas y la calidad del líquido no es la mejor, lo que ocasionando que los usuarios compren agua embotellada porque no pueden tomarla del grifo, lo que representa un gasto adicional en los hogares.

El estudio señala que esta situación se repite en la mayoría de los dos mil 517 dependencias encargadas del agua que hay en los municipios del territorio nacional.

Entre los factores que contribuyen a la ineficiencia de los organismos está el hecho de no poder fijar sus propias tarifas y estar sujetos a los partidos políticos que llegan a las presidencias municipales y los congresos locales. La determinación de las tarifas y la exigencia de los cobros es un tema politizado.

“Todos están sujetos a vaivenes político-electoreros. Me tocó ver a candidatos a presidencia municipal que decían ‘yo voy a apoyar para que se condonen todos los adeudos’ o que prometían bajar las tarifas de agua. Era un absurdo”, dijo José Luis Luege Tamargo, ex director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El tema de las tarifas es una muestra de ello, dijo Luege, al señalar que en los estados del norte del país el agua se cobra a 14 metros por metro cúbico y no hay ningún subsidio, mientras que en el Distrito Federal los usuarios pagan, en promedio tres pesos por metro cúbico, debido al recurso que aporta el gobierno local para no aumentar los costos.

El ahora presidente de la organización Ciudad para Todos añadió que si bien la población está contenta porque no paga el agua o el precio es muy bajo, a la larga esto se convierte en un problema, pues no hay recursos suficientes para cambiar tuberías, el agua no llega todos los días, o es de color amarillo.

El estudio se presentó días después de que el presidente Enrique Peña Nieto diera a conocer el Plan Nacional Hídrico y previo a que se envíe la iniciativa para reformar la Ley Nacional de Aguas al Congreso de la Unión.

Al respecto, Gabriel Tarriba, uno de los creadores del estudio de IMCO, señaló que la actual legislación no incluye el tema de los organismos operativos porque es un asunto municipal. Sin embargo, la iniciativa podría incluir un apartado sobre el tema, o proponer la creación de una Ley de Agua Potable y Saneamiento, en la cual se establezca el funcionamiento correcto de los organismos.

En este sentido, el IMCO propuso que estas dependencias dejen de ser municipales y se conviertan en una figura metropolitana, es decir, que los distintos municipios que conforman las zonas metropolitanas se agrupen en un solo organismo.

De acuerdo con Tarriba, una dependencia más grande, con mayores recursos financieros, tecnológicos y humanos permitiría tener un mejor desempeño para atender las necesidades de una región con mayor demanda.

Ejemplos de la mejora en los servicios son los organismos de aguas de Saltillo, Monterrey, Cancún, Quintana Roo, Tampico, y San Luis Potosí, que trabajan en conjunto con los municipios conurbados y que hoy son de los 10 mejores organismos de agua en el país.

DATOS

47% de las tomas de agua en el país carece de un medidor
2 mil 517 organismos operadores de agua en el país
14 pesos es el costo del metro cúbico de agua en el norte del país
3 pesos pagan los usuarios en el DF debido al subsidio que paga la autoridad