Núm IV, Monterrey, Nuevo León. México OCTUBRE - DICIEMBRE 2013

Hallan enorme reserva de agua bajo el hielo de Groenlandia

Científicos están convencidos de que el agua ha soportado los crudos inviernos del ártico sin congelarse.

Por: El Universal

No está clara la antigüedad de este acuífero y si fue originado por el cambio climático reciente. (Foto: Archivo EFE)

El área de esta gran reserva de agua comprende una superficie de 70 mil kilómetros cuadrados. Según el estudio, el agua detectada ayudaría a revelar pistas sobre el aumento del nivel del mar que ha afectado a la zona en los últimos años.

El enorme manto acuífero, ubicado en el sureste de la isla, contiene alrededor de 140 mil millones de toneladas de agua -suficiente para elevar el nivel del mar en 0,4 milímetros-, pero aún no está claro si está fluyendo hacia el océano y si es consecuencia de los deshielos que han afectado a Groenlandia en los últimos 10 años.

Hasta ahora todos los cálculos de los cambios en la masa de hielo de esa región no incluían un mecanismo de almacenamiento de agua líquida bajo los hielos. Los modelos predecían que el agua fluía en la forma de ríos y lagos o a través de grietas y corrientes subglaciales que eventualmente la llevaban al océano o la volvían a congelar.

El nuevo descubrimiento ayudará a los científicos a predecir el movimiento y la temperatura del agua dentro la masa de hielo con mayor precisión.

No está clara la antigüedad de este acuífero y si fue originado por el cambio climático reciente. Al menos las simulaciones de la gran masa de hielo de Groenlandia revelan que ya estaba allí a principios de los años 70.

Según los investigadores, la región sudeste de la isla presenta una combinación de precipitaciones de lluvia y deshielos que producen gran cantidad de agua líquida.

Esto se combina con una gran acumulación superficial de nieve en el invierno que aísla el líquido de tal forma que no se congela.

La detección del gran acuífero fue posible gracias al uso de imágenes de radar obtenidas desde los aviones de la operación IceBridge de la NASA, combinadas con otras imágenes de radares de superficie de gran penetración, aéreos y en tierra. Además, tomaron muestras de hielo de 10 centímetros de diámetro en el área, obtenidas de profundidades de 11 y 26 metros. Los dos segmentos estaban saturados con agua líquida.

Como las temperaturas del invierno fueron inferiores a 15 grados bajo cero, los científicos están convencidos de que el agua ha soportado los crudos inviernos del ártico sin congelarse.